lunes, noviembre 20, 2006

Delicioso mensajero..


A veces, el teléfono móvil se convierte en ese delicioso mensajero que trae sensaciones mágicas e indescriptibles...

Pasadas las once de la noche, crees que ya ha acabado tu día, que ya nada nuevo puede ocurrir. Ya ha sido un día perfecto pues ha habido instantes novedosos, muchas risas, agradables y variadas compañías, nada de prisas, encuentros esperados e inesperados, charlas muy sustanciosas, comida deliciosa, muestras de cariño, besos dibujados, más risas...

Estás acostada y a pocos minutos de que tu mente se desconecte y entres en estado alfa; pero un pitidito suave acompañado de una centelleante lucecita, te devuelve por completo la plena consciencia.

Estiras la mano, la acercas a la mesilla y antes de abrir la tapa del artefacto piensas: -¿Quién será ahora?-.
No es una pregunta que conlleve un tono recriminatorio, ni que refleje que ese suceso te molesta, pues que alguien piense en ti y dedique unos minutos a escribirte unas líneas es toda una proeza y máxime a esas horas; tan sólo te desconcierta recibir en ese momento nocturno un sms, pues no lo esperas.

Lees primero el remitente y una amplia sonrisa se dibuja en tu cara. Acto seguido lees el contenido, y entonces, entiendes que hay personas muy poderosas, pues incitan a que ante determinados detalles desees saltar de la cama y aunque sea en pijama, recorrer los kilómetros necesarios para abrazarles con fuerza.

Gracias a las dos personitas, chico y chica, que ayer hicieron que abriera el ojo un par de veces, y le dieran con su precioso gesto, significativo sentido a mi revoltosa existencia.

6 Comments:

Blogger amelche said...

Había un verso de Pablo Neruda que decía algo como: "Vamos a donde no espera nada y hallamos todo lo que está esperando". Pues eso, que cuando menos te lo esperas: mensajito. Lo malo es cuando los esperas y no llegan (o llegan, pero no de la persona que quieres que lleguen). Así que, más vale no esperar nada y, lo que llegue, sorpresa y qué bien. :-)

Pero no salgas corriendo en pijama, que tus vecinos te van a tomar por loca. ;-D

noviembre 20, 2006  
Blogger Pam said...

Ufff, el teléfono móvil...herramienta de control del ser humano. Libertad? Bueno, según se mire. Atadura...otro tanto.
Deberíamos dosificar su uso, eso está claro.
Muchos saludos

noviembre 20, 2006  
Anonymous mimetist said...

No sé, no sé... mola mucho más que te den los buenos días. (perdón por haberte "mediodespertado")

Aunque si te saqué una sonrisa tendré que ser yo quien te dé las gracias... (fumeta!! brum bruuum... xD)

noviembre 20, 2006  
Blogger bruixot said...

Toda sorpresa es buena panacea
para arrancar una sonrisa independientemente de donde, cómo y cuando provenga. Disfrútalas!
Un besito

noviembre 20, 2006  
Blogger Aylandara said...

jajaja, más vale, más vale...no esperar nada y que te sorprendan es todo un acierto. Tú ya lo sabías y jugabas con ventaja, ahora lo entiendo....
Mis vecinos ya me tienen como tal, jaja, no problem, por una fechoría más...
Besitos.


Pam! Alégrome de tenerte por acá.
Todos los excesos son malos, cierto. Pero en este momento de mi vida ese "artefacto" es necesario. De allí salen y llegan sonrisas que ahora necesito.


mimetist, una sonrisa? está usted seguro? jajaja, yo diría que gracias a usted, tengo un saco lleno!!!

Fumeta, jajaja, anoto!! ;-)
Besitos.

Gracias Bruixot, disfrutaremos de esos regalos, llegan por sorpresa y se disfrutan doble!!
Un besito.

noviembre 22, 2006  
Blogger Umma1 said...

Yo detesto los teléfonos. El de linea, el celular. Coincido con Pam.

Pero las sorpresas gratas, vengan por donde vengan, bienvenidas.

diciembre 07, 2006  

Publicar un comentario

<< Home