domingo, noviembre 12, 2006

Infancia...

chiquitin
Hace unas horas, en un semáforo, mi coche paralelo a un monovolumen.
Un niño de entre dos y tres años en la parte trasera. En su asiento especial, como debe ser.
Sus padres, delante. Ajenos al intercambio informativo que su hijo comparte con el mundo.
Mi sonrisa se ha cruzado con la suya, ya me parecía todo un regalo que iba a amenizar esta otoñal, gris y ventolera tarde dominguera. (Mimetist ya anda contribuyendo a que el gris se torne violeta..)
Pero no se ha quedado sólo en eso, de repente, en cuestión de segundos, esa tierna criaturita, se ha llevado su dulce manita a la boca y me ha lanzado un cálido beso. A mí, que no me conoce de nada!!!
La cara de panolis que se me ha quedado era digna de una cámara oculta. Me ha impresionado el gesto. Su carita ya no se me olvida...

He recordado después, un correo que en su día le envié a mi querido amigo Kiki. Un padre que ejerce con maestría como tal. En obra y pensamiento. Me emociona cada vez que habla de su niño, el brillo en sus ojos le delata. Se le llena la boca tan sólo pronunciando su nombre. Hoy, al toparme con ese niño, quise plasmar lo que a menudo ocurre inconscientemente en el mundo de la infancia.

"Escucha, hijo, voy a decirte esto mientras duermes. He entrado solo en tu cuarto.
Hace unos minutos, mientras leía el periódico en el salón, he sentido una ola de remordimiento que me ahogaba. Culpable, he venido junto a tu cama. Esto es lo que pensaba, hijo: me había enfadado contigo. Te regañé varias veces y de forma muy dura; cuando te vestías tan lentamente para ir al colegio, cuando desayunabas y derramabas la leche, cuando jugabas y te manchabas de barro...

¿Recuerdas que, más tarde, cuando yo estaba leyendo en el salón, entraste tímidamente, con una expresión dolida en los ojos? Cuando te miré por encima del periódico, impaciente por la interrupción, vacilaste en la puerta. Y yo te pregunté con brusquedad: <¿ Qué quieres ahora?>

No dijiste nada, pero cruzaste la habitación de un salto, y me echaste los brazos al cuello y me besaste, y tus bracitos me apretaron con un cariño que tu inocencia había hecho florecer en tu corazoncito y que ni siquiera mi abandono podía marchitar.

Bien hijo, fue poco después cuando el periódico me resbaló de entre los dedos y un miedo terrible, angustioso me inundó... ¿Qué estaba haciéndo de mí la costumbre?
No era que yo no te quisiera, era que esperaba demasiado de tí y te medía según la vara de mi propia edad.
Mañana y todos los días después de mañana, seré tu camarada, no el sargento que censura todos tus actos de niño.
Me temo que te había imaginado hombre. Te había pedido demasiado, demasiado...

(Ante el desarrollo madurativo de un niño, podemos estar encima, debajo, detrás, delante, pero nunca en medio)

16 Comments:

Anonymous mimetist said...

Violeta clarito, supongo. :P
(diríase que "lila" pero de pelo en pecho)

El texto muy bueno, como ya te he dicho :P (qué mal se me da comentar hoy)

noviembre 12, 2006  
Blogger Aylandara said...

Elegí el violeta. Estaba dudando entre ése y el rosa. ;-)

Me alegra tenerte por aquí, aunque tú tengas la equivocada idea de que se te da mal dejar tu huella.
Dejaré constancia de que ante esa FRASE tuya, DISCREPO!!!!

noviembre 12, 2006  
Blogger amelche said...

Lee mi post del 1 de enero. :-) Un abrazo:

Ana

noviembre 12, 2006  
Blogger bruixot said...

Que niño más dulce y que suerte tienes de que los niños te regalen besos!

La verdad es que muchas veces somos incapaces de cambiar el chip, y tratamos a los niños como adultos. Es un gran error, cada edad tiene sus circunstancias propias y nosotros como adultos que ya las hemos vivido deberíamos recordarlas y amoldarnos a ellas...pero a veces traicionamos a Peter Pan...y lo olvidamos.

Un besito

noviembre 13, 2006  
Anonymous bita said...

me encanta cruzarme con los niños y sacarles la lengua para ver como sonrien e intentan hacer lo mismo... me podria pasar horas asi... gracias porque hoy me voy a dormir con una sonrisita.
muchisimos besitos!!

noviembre 14, 2006  
Anonymous mimetist said...

MUAKA!!

noviembre 14, 2006  
Blogger Aylandara said...

Amelche: Oído y leído. Qué grandiodo poder se oculta bajo la sonrisa de un niño...
Entiendo lo que allí expresas, lo entiendo y lo comparto.
Nos agarraremos a esa manita... descuida.
Me quedo con ese abrazo y te devuelvo uno inmenso. Gracias por lo de ayer. Fue genial ;-)

Bruixot, aquello no fue suerte, sino una LOTERÍA!!
Peter Pan debe estar muy enfadado con muchos adultos, se nos olvida que la infancia es una etapa vital, y que como todas, debe vivirse asumiendo lo que esta comporta. Bastante rápido crecen ya como para que nosotros aceleremos el proceso...
Un besito.

Bita, un placer tenerte por estos lares, y me alegra que te acostaras con una sonrisita, es un gran relajante para coger el sueño...
Entiendo lo que dices con los peques, jaja, hay situaciones tan placenteras con las que disfrutamos que el tiempo pasa volando...

Mimetist..ese italiano va cada día mejor ;-)
MUAAAAAAAAKS!!!

noviembre 14, 2006  
Blogger amelche said...

Gracias a ti por llamar. El próximo día te llamo yo, que, si no, va a ser la ruina... ¡ja,ja! con todo lo que hablamos...

noviembre 14, 2006  
Blogger Aylandara said...

Cumpliste, cumpliste...y de nuevo..un placer charlar contigo, querida Amelche.

(Creo que ambas llamadas saldrán caritas, jajajaja, vaya par de cotorritas que se han juntado)

Un abrazo.

noviembre 16, 2006  
Blogger amelche said...

Es que, hay mucho que contar, los treinta y tantos años anteriores en que no nos conocíamos. :-D

noviembre 16, 2006  
Anonymous aure said...

Me emocioné,está tan bien narrado que nada más puedo añadir,si supieramos estar a la altura de un niño...

noviembre 18, 2006  
Blogger Aylandara said...

Aure, gracias por tus palabras.

Sabemos estar, pero se nos olvida con una facilidad apabullante..

Un besito, y graciar por la visita.

noviembre 19, 2006  
Blogger Aylandara said...

Sí Ameclhe, hay mucho por contar.
Qué bueno que a nuestros treintaintantos nos estamos poniendo al día. ;-)
Un besazo!!!

noviembre 20, 2006  
Blogger Aylandara said...

Sorry.

Amelche, es Amelche..

(Dedo, malo!!!!)

noviembre 20, 2006  
Anonymous sansar said...

bonita foto, emocionante el texto y tu anécdota del niño lanzando un beso me ha hecho sonreír. De verdad.

noviembre 20, 2006  
Blogger Umma1 said...

Los mnilagros ocurren.

diciembre 07, 2006  

Publicar un comentario

<< Home