lunes, febrero 19, 2007

La verdad no nos hace libres...


Pocas palabras más sacralizadas que la palabra Verdad, así con mayúscula, porque todos damos a esta palabra la categoría de valor absoluto. Ya se sabe que la verdad no se discute. Al contrario, todos esperamos que se nos agradezca la generosidad de haberla revelado toda vez que nadie pone en duda que la Verdad nos hace libres. O sea, que en la Verdad está nuestra liberación de todo tipo de ataduras, que atadura es cuanto nos aflige.

Pues muy bien, pero, ¿de qué Verdad hablamos? ¿De la tuya o de la mía?. Porque de hecho no hay una sola Verdad aun cuando todos creamos ser dueños de esa Verdad única. Sólo hay verdades-así, con minúscula- que eso sí, cada uno a su entender considera verdades únicas. Recuerda, tu madre te acunó con sus verdades, tu padre te aleccionó con las suyas, los educadores te obligaron a creer en las verdades que otros habían formulado dándolas por buenas, el cura-o cualquier otro religioso de no importa que religión-te abrumó con sus admoniciones si incumplías su verdad, el médico te recetó de acuerdo con las verdades, también consideradas infalibles, de una multinacional farmacéutica...Y todas esas verdades-y muchas más- con las que todos nos quieren liberar son verdades que siendo sólo eso, verdades personales y temporales, nos son impuestas en cada momento de nuestra vida como verdades absolutas. Como algo que no se puede discutir.
Las verdades impuestas no pueden liberarnos. Es a la inversa, sólo estando liberados podemos ser capaces de discernir en cada momento donde está la verdad.
Debemos tener en cuenta que toda verdad es una verdad relativa. No hay verdades absolutas que nos liberen. Y esto es por la sencilla razón de que todo humano es un prisionero en la cárcel de su percepción. Nuestra realidad-y la realidad es la objetivación de la verdad- es tan sólo la corresponde a los umbrales de nuestros sentidos y a la estructura de nuestra actividad cerebral.

Cuando se practica la terapia liberadora Anatheóresis se observa que en esa cárcel perceptiva es la que estamos encerrados cada uno de nosotros posee su propia celda la celda en la que nos vamos encerrando al absorber las verdades que de fuera nos llegan desde que somos cigoto hasta que, entre los siete y doce años, dejamos de ser seres puramente emocionales para ser ya capaces de discernir, de razonar. Sólo que cuando somos capaces de discernir ya estamos condicionados por las verdades de mamá, de papá, del cura, del maestro, etc. Y todas esas verdades nos impiden ya ser libres para discernir reflexivamente dónde está no ya la Verdad sino simplemente una doméstica verdad. Y esto porque ya con nuestras verdades, que son verdades emocionales, sentidas, hemos forjado nuestra personalidad. Somos esa memoria de verdades sentidas. No olvidemos que la vida no es cuanto nos ocurre sino cómo sentimos lo que nos ocurre. Y de ahí que forjemos tantas verdades personales como experiencias emocionales gratificantes o traumáticas hemos vivido, especialmente en el claustro materno y en la niñez. Pero también en la adultez, cuando esas verdades sentidas, ya incorporadas desde el cigoto hasta los siete o 12 años, nos llevan a actitudes que las potencian.
Cuando inevitablemente nos encontramos en una encrucijada vital en la que tenemos que decidir que camino seguimos, cuál elegimos, lo hacemos de acuerdo con nuestros contenidos mentales, que son nuestras experiencias vitales y que, en definitiva son nuestras verdades. Y son esos contenidos los que eligen por nosotros.(...)

Tratado Teórico - Práctico de Anatheóresis. Joaquín Grau.


Barriendo para casa:
"Todo ser humano es un prisionero en la cárcel de su percepción. Somos esa memoria de verdades sentidas. La vida no es cuanto nos ocurre sino cómo sentimos lo que nos ocurre."

13 Comments:

Blogger amelche said...

¡Qué filosófica estás! Me recordaste, otra vez, a Machado. Aquello que decía, algo así como:

"¿Tu verdad? No, la Verdad.
Y ven conmigo a buscarla.
La tuya, guárdatela."

Y también:

"¿Dijiste media verdad?
Dirán que mientes dos veces si dices la otra mitad."

Un abrazo:

Ana

febrero 19, 2007  
Blogger susej said...

Uno, la cuestión es recibir todo con espíritu crítico, valorar y enfrentar.
Dos, no hay que buscar la Verdad, es mejor sencillamente hacer lo correcto porque es lo correcto.
Tres, la libertad absoluta implica soledad absoluta; somos animales sociales; luego para realizarnos debemos buscar un equilibrio entre cadenas.
Cuatro, debería ordenar los comentarios, pero estoy un poco vago.
Cinco, un abrazo que ayude a comenzar la semana.

febrero 19, 2007  
Blogger Aylandara said...

jajaja amelche, filosófica ya ves!!
Esta parte me ha encantado, no la conocía:
"¿Tu verdad? No, la Verdad.
Y ven conmigo a buscarla.
La tuya, guárdatela."
Un abrazo.


Fantásticos 5 puntos susej.
Nada de ordenar, y menos reflexiones que me regalas y que nacen de forma espontanea.
Añado el punto 6: un abrazo enorme de vuelta para ti y gracias por tu constante animo y apoyo.
La croqueta, no me olvido ;-)

febrero 19, 2007  
Anonymous Fernando said...

Detrás de cada momento de nuestra vida, estamos nosotros..recibimos todas las sensaciones y emociones que por otro lado demuestran que estamos vivos..aprendemos y aprehendemos de todo lo que hay alrededor y lo malo es que la vida se escapa en un suspiro y casi siempre nos deja insatisfechos...esto es la realidad...pero hermosa!...quedan, y a ti seguro que más que a mi, muchas primaveras por donde asaltar el ángaro de la felicidad...ve a por ello y sigue restañando las heridas...es terriblemente hermosa y dura peor es la que tenemos....un beso Gordo...y ya sabes que soy serio..el vídeo es un montaje...ya lo he puesto en manos de mi abogado..;);)...

febrero 19, 2007  
Blogger Wiry said...

Hola. tu blog me parece muy interesante. pero:
decir q la verdad (en si misma y como tal) no existe es un argumento "suicida", ya q si la verdad no existe no existe nada verdadero, entoces la afirmacion "la verdad no existe" es falsa (paradoja logica).
Tambien esta el argumento platonico " si la verdad es relativa entonces ¿pq no llevamos al enfermo al carpintero en lugar de al medico?.

bueno eso seria y si no te molesta creo q seguire visitando tu blog

febrero 20, 2007  
Blogger OceanoDifuso said...

Es muy peligroso subjetivar el concepto de "verdad". Hay que diferenciar mucho lo que es una opinion, de lo que es un argumento; lo que es una "verdad" psicologica de un individuo (es decir, aquello que este considera como cierto), de lo que es la Verdad lógica o lo verdadero, en terminos logico-matematicos. Es esta ultima la unica que realmente trasciende. Independiente de observadores, se trata de un fenomeno de la Naturaleza.

Puede ser cierto que la Verdad haga libres a quienes la conocen. Principalmente porque si uno no conoce la realidad (Verdad-Realidad) de una situacion (externa o interna) dificilmente podra afrontarla, asimilarla o decidir que hacer respecto a ella... En cualquier caso, conocer la Verdad no libra del dolor. Al contrario. El proceso de conocimiento es el proceso del dolor. El dolor de romper con aquello que se creia cierto y que se comprueba como falso. El dolor del desengaño. Los ojos sufren al abrirlos tras un largo sueño...

Sobre este tema habria mucho que decir y reflexionar.

Un fuerte abrazo.

febrero 20, 2007  
Blogger Enrique Ortiz said...

Llevo días intentando acordarme de una cita que me gustaba mucho, y nada de nada. Ufff, pero, claro, las verdades son muchas y diferentes. Un abrazo.

febrero 22, 2007  
Blogger Teresa said...

Tenía ganas de leer este texto con calma... realmente cuesta ser consecuente con uno mismo, primero hay que quitarse de encima todas esas "verdades", pero por otro lado el proceso puede ser hasta divertido, porque cuando más te acercas a tu esencia, te vas convirtiendo en una caja de sorpresas!! como va todo linda??

un beso grande

febrero 23, 2007  
Blogger susej said...

Toc-toc?

febrero 27, 2007  
Blogger Aylandara said...

Gracias por vuestros comentarios.
Os respondo con tiempo a cada uno más despacio. Me han encantado vuestras huellas, hay mucha "miga verdadera".
Un abrazo.

marzo 07, 2007  
Blogger Aylandara said...

Cuánta sabiduría encierran tus palabras amigo Fernando.
"Terriblemente hermosa y dura", qué bien definida.
Asaltaré, no dejaré de intentarlo.
Un abrazo.

Gracias Wiry por la visita y el comentario.
Entiendo tus preguntas y tus inquietudes al respecto.
Creo que océano difuso aborda con gran acierto el tema.
Un saludo y puedes volver siempre que quieras.

Océano...qué decirte? Que tus reflexiones me parecen absoluto aprendizaje, que desmenuzas el todo para que entendamos la clave.
Que es una gozada leerte por estos lares.

Me quedo con esto que "libera y enriquece":

"En cualquier caso, conocer la Verdad no libra del dolor. Al contrario. El proceso de conocimiento es el proceso del dolor.

Muchas y diferentes realidades, gracias Enrique.
Recuerde, rabos de pasas ;-)
Un besito.

Teresa, más que caja de sorpresas yo creo que desperté la caja de Pandora.
Ahí vamos niña, recomponiendo el puzzle...
Un abrazo.

marzo 14, 2007  
Anonymous Anónimo said...

La verdad no te hace libre...hay verdades que son cadenas que arrastraras toda tu vida, hay cosas que es mejor no saber.
Algunos direis que es mejor saber siempre la verdad...pero entonces es que no la conoceis.
Todo esto es porque la frase "La verdad te hace libre" para mi quiere decir que conocer la verdad te libera...y no creo que eso sea cierto

octubre 24, 2007  
Anonymous Ana said...

Yo pienso que la verdad nos hace libres de la mentira, solo de eso. La libertad no es, al menos para mí, algo abstracto, absoluto e ilimitado, sino algo que se define respecto de un aspecto en concreto de la realidad.

Decir que la verdad nos libera nos impone la pregunta siguiente, ¿nos libera de qué? De la falsedad sí; pero no necesariamente de la arrogancia, de la maldad, de la envidia, del dolor, de la injusticia, ni de otras miserias humanas...

Sobre Anatheóresis, he leído algo de esto en este artículo:
http://www.dsalud.com/numero1_2.htm

Una teoría similar, aunque con muchas diferencias y conceptos divergentes, puede verse aquí:
http://nuevamedicinahamer.blogcindario.com/

Esto nos confronta de nuevo con la verdad: si estas teorías son ciertas (o tienen algo de cierto), nos podrían liberar, en todo o en parte, del dolor de la enfermedad o de la inminencia de una muerte evitable. Si no lo son, no nos podrían liberar de nada, ni si quiera de la ignorancia...

De allí que no deba subjetivizarse la verdad, sino asumir que es objetiva o real, y tratar de encontrarla (aunque quizás nunca la alcancemos en todo... y debamos siempre tener la humildad de aceptar que lo que hoy consideramos como una verdad irrefutable, quizás mañana no lo veamos como tal; no porque la verdad sea subjetiva, sino porque nuestro conocimiento, madurez y evolución nos hace abandonar creencias falsas, dogmas ajenos, o convicciones erradas que solo salen a la luz cuando nos las replanteamos con honestidad y sincerdidad y sin temor a equivocarnos)

Excelente tu blog, espero seguirlo visitando con frecuencia. Saludos!!!

noviembre 07, 2007  

Publicar un comentario

<< Home